lunes, 26 de abril de 2010

Uno clásico


A veces hay situaciones que nos obligan a aceptar que mamá sí tenia razón.